domingo, 14 de junio de 2015

Ciclonudista 2.015 en Barcelona.

Queridos amigos y amigas.

Hoy, como ciudadano activo y activista, estoy triste y dolido por cómo se ha desarrollado la edición de este año de la Ciclonudista en Barcelona, que duró escasamente un cuarto de hora y poco más de un kilómetro de recorrido, Arco de Triunfo , calle Nápoles, calle Cáspe hasta poco antes de llegar a la calle de la Marina.

A las cinco de la tarde ya éramos un buen grupo, casi una veintena de participantes de los cuales 5 del CCN, en el punto de salida y bien animados para hacer el recorrido y reivindicar la debilidad de los ciclistas en el tráfico urbano. Pasados cuatro minutos de las cinco y media iniciamos la marcha casi una treintena de participantes por el recorrido mencionado.

Ya en la calle Nápoles, notamos la presencia de la Guardia Urbana que una vez estamos en la de Cáspe y llegando a la de Marina, detienen nuestra marcha que había transcurrido con normalidad, las caras de los peatones sorprendidos, el sonido de los timbres y algunos gritos de las consignas reivindicativas, todo muy normal en estos actos.

En este punto se nos informa por parte de los agentes, que en todo momento han sido muy correctos, de que no tienen conocimiento de esta marcha reivindicativa y que su deber es hacer respetar la ordenanza de civismo que no permite ir desnudo por la ciudad de Barcelona. Después de un intercambio de razonamientos, no nos queda otra remedio que volver a vestirnos y dar la marcha por finalizada y que ya no tiene sentido si no se puede hacer con desnudez. La tristeza de la que hablaba al principio y diría que la indignación es compartida por todos los participantes.


Relatados los hechos, estas son mis reflexiones.

Diría que la ingenuidad a llevado al convocante, que lo hace con muy buena voluntad y hay que agradecérselo, ha obviar la recomendable notificación a la Guardia Urbana de la convocatoria del acto, acto que no es tampoco ni único ni espontáneo, sino algo que forma parte de una campaña de alcance internacional, con años de experiencia y gran difusión, tanto en las redes sociales como en los medios tradicionales.

A pesar de todo, diría que un grupo de ciudadanos que circulen libremente y por más que lo hagan en grupo y con una consigna común, no ha sido la razón por la que hayamos sido motivo de atención por parte de la autoridad, muchos son los grupos de personas que circulan por esta y otras ciudades, sea por una despedida de solteros o cualquier otra cosa que no son interpelados. Tampoco lo ha sido nuestra reivindicación de la debilidad de los ciclistas ni la difusión de las ventajas ecológicas del uso de la bicicleta, este razonamiento han sido aceptado sin problema para los agentes.

La triste razón de todo ello radica en una ordenanza de civismo de la ciudad de Barcelona, que limita la LIBERTAD DE EXPRESIÓN en tanto en cuanto no permite, ya no de manera individual y espontánea sino colectiva y programada como demuestran los hechos, el uso de la desnudez y en este caso, como reclamo o modo de visualización de la debilidad de los ciclistas en el tráfico urbano de las ciudades, LIBERTAD DE EXPRESIÓN que no han limitado en actos hermanos del de Barcelona, en otros grande ciudades tanto del estado como de todo el mundo.

Como decía al principio, muy triste y doloroso que justamente nuestra querida Barcelona, haya sido la excepción en este día mundial de la reivindicación del uso de la bicicleta, más aún cuando no hace muchos días esta misma ciudad aparece en el decimo lugar de un ranking de las ciudades del mundo favorables al uso de este medio de transporte urbano.

Ojalá con este nuevo gobierno de esta ciudad, justo estrenado en el mismo día, sea retirada esta normativa restrictiva de la LIBERTAD DE EXPRESIÓN.

Saludos cordiales.
Quim Plana

5 comentarios:

  1. http://www.interior.gob.es/web/servicios-al-ciudadano/participacion-ciudadana/derecho-de-reunion/requisitos-para-celebrar-manifestaciones

    Por lo que veo NO hay que comunicar nada al Ayuntamiento, siendo el Gobierno (la Deleración en este caso) el que comunica.

    Apuntadlo para comunicárselo a la nueva alcaldesa para que tome las medidas oportunas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Arturo por compartir esta información.

      Saludos cordiales.

      Eliminar
  2. A veure, el nudisme està prohibit per l'Ordenança, excepte en els casos autoritzats, o en amnifestacions artístiques (per exemple, obres de teatre). Potser a les altres ciutats s'ha demanant l'autorització i ha estat concedida. Però si no le demanes no és d'estranyar que no te la donguin. Sabent que altres anys tampoc es demanava l'autorització tampoc és estrany que a Barcelona s'hi apuntin poca gent.

    ResponderEliminar
  3. Os pido que habléis con propiedad para no contribuir aún más a la disminución de nuestros derechos:
    1- Las manifestación no precisan de autorización, sólo, en todo caso, de "NOTIFICACIÓN" al gobierno civil
    2- Por ello todas son legales por definición.
    3- Solo un juez puede declarar ilegal una manifestación y sólo basándose en los supuestos que marca la ley (terrorismo, posibilidad de violencia)
    4- Es verdad que los convocantes deberían haber notificado la manifestación para evitar posibles problemas, pero también es verdad que se lleva realizando muchos años sin notificar (incluido el año pasado, que ya existía la ordenanza), y que en muchas ciudades se hace sin notificar.
    5- el nuevo consistorio está revisando la ordenanza. Este es el momento para pedir su retirada, lo cual no debería suponer un problema ya que TODAS las fuerzas políticas se opusieron a ella.
    6- recordar que que la FEN recurrió la norma ante el TSJC y después ante el Supremo y ha sido condenada a costas por lo que necesita donaciones económicas para seguir trabajando por nuestros derechos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, ¿todas pidieron su retirada?, vamos a ver, tanto Trias (CIU) como Fernández (PP) hicieron campaña en contra del nudismo, casi parecía que era el único problema de BCN y quien la puso fue el PSC antes de Trias.

      Eliminar